top of page
  • Foto del escritorPau MujerNaturaleza

¿Crees que tu cuerpo debería estar a tu servicio? Descubre la magia de vivir conectada con tu cuerpo

¿Estás desconectada de tu cuerpo? ¿te sientes traicionada por él cuando no responde cómo te gustaría? ¿crees que tu cuerpo debería estar al servicio de lo que quieres o ser de una determinada manera?


Todo esto sucede porque hemos sido desconectadxs totalmente de nuestro cuerpo. Creemos que debe responder a nuestras exigencias, al ritmo frenético de nuestro trabajo, que no debería enfermarse, siempre dar el 100%, tener unas determinadas medidas o peso, etc


Sin embargo, ¿nos hemos parado a preguntarle a nuestro cuerpo qué quiere o qué necesita? En esta sociedad capitalista y patriarcal nos hemos acostumbrado a que todo esté a nuestro servicio, a seguir los ritmos impuestos, en vez de observar los ritmos y necesidades naturales y seguirlas a ellas.


Por eso, lo que os propongo en este post, es que volvamos a conectar con nuestro cuerpo, que lo escuchemos, y que vivamos más acorde a sus necesidades y no a las de la mente (que está muy influenciada por el sistema).



Y ¿cómo podemos hacer eso? Aquí os dejo algunas propuestas para ello:


1. Miremos nuestro cuerpo. Parece que sólo podemos mirarlo o sentirnos orgullosas de él si tiene las medidas y peso valorados por el sistema. Pero si no lo miramos, no vamos a poder apreciar nunca su belleza. Y quizá al mirarlo no vemos belleza, sino todo lo contrario… está bien, estamos tratando de crear esa relación, así que simplemente observa qué sucede cuando lo miras, cómo te sientes, qué piensas…


2. Pregúntale a tu cuerpo cómo se siente, cuando comes cierta comida, cuando hacer ejercicio, cuando trabajas por muchas horas, cuando sales a dar un paseo a la naturaleza, etc. Identifica qué le sienta bien a tu cuerpo, qué es lo que disfruta. Y lo sabrás porque se sentirá energizado después de ello, incluso si está cansado (está el cansancio de sentirse fatal, y el buen cansancio saludable).


3. Pregúntale a tu cuerpo qué necesita. Cada momento es una oportunidad para practicar, y probar cosas que creas que tu cuerpo necesita y observa cómo responde, cómo se siente con ello.


4. Toca tu cuerpo, date masajes, una ducha caliente sintiendo el agua… presta atención a las sensaciones, a lo que piensas en ese momento.


5. Baila o dale movimiento, según lo que necesite, quizá un movimiento lento, suave, o quizá tiene ganas de saltar, bailar con música animada… conecta con las emociones y con cómo se siente.


6. Descansa. El descanso es necesario, cuando nuestro cuerpo nos lo pida, bajemos el ritmo, dejémosle descansar. Los tiempos de descanso, de lentitud, de silencio, son necesario para que pueda haber actividad después.


Espero que esto te ayude a conectar más con tu cuerpo, a (re)tomar esa relación con él, esta vez desde la escucha y no desde la exigencia. Si te ha ayudado o tienes otras propuestas para conectar con el cuerpo, compártelo con nosotrxs así todas crecemos y nos aportamos.


Te mando un abrazo corporal.

12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page